miércoles, 17 de noviembre de 2010

Un nuevo capítulo en la historia beat


Quién: Paul McCartney
Cuándo: 10 de noviembre
Dónde: Estadio de River Plate
Por qué: Para presentar el "Up and Coming Tour"
Cómo: Excelente

Si no fuera porque uno ya lo sabe de antemano, nadie podría creer que ese hombre tiene sesenta y ocho años, con la vitalidad y la energía con la que lleva adelante un show de ¡dos horas cuarenta de duración! Casi siete décadas sobre sus espaldas, y todavía está lejos de retirarse y privarse de subirse a un escenario para hacer lo que más la gusta: música. Cerca de cincuenta años pasaron de aquella fervorosa beatlemanía que para algunos no duraría más de un verano y que sin embargo se inmortalizó para siempre. Cincuenta años más tarde, Paul McCartney conserva esa frescura permanente de divertirse arriba del escenario como un chico que juega a provocar emociones con su bajo y con su voz.

"Venus and Mars", del histórico álbum "Band on the Run" del grupo Wings, es el puntapié inicial a las nueve en punto de la noche para lo que será una velada histórica. McCartney está pisando un escenario argentino tras diecisiete años y nadie quiere perderse un detalle de lo que sucede. No sólo cada tema, sino que cada movimiento y cada palabra de Paul es festejada por los casi cincuenta mil fans que colman River. Con plena simpatía y buen humor, dispara “¡Hola, porteños!”, y el tipo desata la primera gran ovación metiéndose a todos en el bolsillo, incluso antes de la primera joya beatle de la noche, "All my Loving". Más de la mitad del setlist pertenece a su período junto a The Beatles, algo esperado por sus fans y alimentado especialmente por la presencia de tanta banda tributo dando vueltas. Pero qué mejor que escuchar en vivo a la mayor autoridad de entre las autoridades para tocar temas de los Fab Four, justo él, que formó parte de esa historia y que le rinde tributo a los dos beatles fallecidos. A George con una versión de "Something" –con ukelele incluido– y a Lennon con "Here Today" y un fragmento de "Give Peace a Chance", que la engancharon al himno "A Day in the Life".

Un soberbio acompañamiento y una medida desprolijidad rocker son los componentes necesarios de una banda que está a la altura de las circunstancias y de las exigencias musicales de Paul, quien siempre supo rodearse de buenos músicos (y esta vez no es la excepción). Lo secundan Rusty Anderson y Brian Ray en guitarras, Paul Wickens en teclados y Abe Laboriel Jr. en batería.

Además de desplegar su intacta voz, Paul ejecuta un variado set de instrumentos que incluye varias guitarras eléctricas –"Paperback Writer" lo toca con la misma que se usó para grabarlo allá en 1965– algunas acústicas –inolvidable el momento en que ejecuta "Blackbird" completamente solo en el escenario, o "Yesterday", llegando al final– y, por supuesto, su emblemático bajo Hofner con forma de violín que inmortalizó desde sus años con The Beatles. Todo esto sin contar las canciones que toca desde su piano, donde se destaca una trilogía imbatible que arrancó con "Let it be", "Live and Let Die" (y toda la parafernalia de explosiones y fuegos artificiales que acompañan el tema y que inundaron de olor a pólvora el Monumental) y "Hey Jude", cuando el estadio se convierte en un gigantesco fogón donde los deseos de McCartney son órdenes y cantaban los hombres, las mujeres o todos juntos, según lo dispone el maestro de ceremonias. Falta todavía media docena de bises, entre ellos "Helter Skelter", "Get Back", "Sargent Pepper´s Lonely Hearts Club Band" y "The End", para un apoteótico final que hace pensar que casi veinte años de espera desde su primera visita en 1993 no fueron nada.

McCartney es un viejo lobo, maduro, sabio y experimentado. Pero no por viejo se pierden las mañas y ese viejo lobo todavía tiene hambre. Hambre de gloria y de conquistar una vez más a su público (como si hiciera falta). McCartney no se contenta con haberse convertido en una leyenda viviente. La leyenda sigue creciendo y se alimenta día a día, show a show, acorde tras acorde. El viejo lobo va por más y no se sabe cuándo será su último ataque. Por suerte todavía falta mucho.

Fernando Piscitelli

(Nota publicada en Cinemarama)

lunes, 25 de octubre de 2010

La Cueva en la radio!!


Hoy lunes 25 de octubre no se pierdan La Cueva del Rock and Blues por Radio Quasar a las 23 hs. www.rquasar.com.ar
Muddy Waters, Stevie Ray Vaughan, Morphine, Ray DAvies, Pez, Flopa...como siempre, un poco de todo.

No se lo pierdan

lunes, 23 de agosto de 2010

La Cueva en la radio!!


Este lunes 23 de agosto a las 23, como todos los lunes, escuchá La Cueva del Rock and Blues por Radio Quasar.

Va a sonar algo de los legendarios The Band, Elvis Costello y recordaremos al guitarrista texano Stevie Ray Vaughan, en la semana del vigésimo aniversario de su muerte. Todo esto y mucho más.

Radio Quasar (www.rquasar.com.ar) o desde nuestro sitio (www.lacuevadelrockandblues.blogspot.com)

jueves, 19 de agosto de 2010

Magia negra











Quién: Lurrie Bell
Dónde: La Trastienda, Balcarce 460, Capital Federal
Cuándo: Jueves 12 de agosto
Por qué: Por el placer de tocar buen blues
Cómo: Excelente


Con un idioma o lenguaje como puede ser el inglés, probablemente pase que en nuestro país haya muchos expertos que lo hablen y lo escriban muy bien, pero lógicamente si traemos un británico o un norteamericano la diferencia sería notoria y por más buen manejo que tenga nuestro compatriota, el extranjero habla el idioma con todas las de la ley. Ocurre también esto en el lenguaje del blues; en Argentina tenemos muy buenos músicos del género, incluso entre ellos hay destacadísimos guitarristas, pero qué mejor que venga a mostrarlo alguien que nació en el lugar de los hechos, alguien que se embebió de ese lenguaje desde su nacimiento y que lo maneja con total eficacia. En otras palabras, qué mejor que un tipo como Lurrie Bell para entender de qué la va el blues.

Con Los Chevy Rockets como teloneros, en un set donde la banda de Floresta desplegó parte de su cosecha más blusera, Lurrie Bell se presentó junto a La Argentina Blues Band, un rejunte de músicos locales entre los que se destacó el guitarrista Max Valldeneu, quien se encuentra radicado en Chicago hace más de una década. Sin aviso, sin anestesia, cuando muchos todavía se estaban acomodando, de golpe se abrió el telón y comenzó a sonar un shuffle asesino que tenía a Lurrie Bell plantado en el medio del escenario con su Gibson 335 e infaltable saco y sombrero, disparando notas con su peculiar estilo filoso, incisivo, por momentos sutilmente desprolijo, por momentos calmo, pero siempre tajante, atacando las cuerdas con su incansable dedo pulgar, con la soltura y la seguridad de alguien que sabe lo que hace y sabe de dónde viene. No por nada Lurrie Bell nació en Chicago y tiene un árbol genealógico que ostenta en sus filas al legendario armoniquista Carey Bell, padre de Lurrie, fallecido hace tres años y que fue el principal mentor de enseñarle un oficio que a Lurrie le sale más que bien.

Hubo importantes invitados de la escena del blues local como el guitarrista Rafael Nasta -aplaudido fervorosamente luego de un incendiario solo-, el armoniquista Rubén Gaitán y el baterista Pato Raffo. Es la magia que tiene el blues de ser un lenguaje universal donde todos se entienden con una mirada o un gesto, donde músicos de distintas nacionalidades convergen en un mismo sentimiento donde no importa su lugar de nacimiento, ya que de eso se trata el blues.

Durante una hora y cuarenta de show hubo pocos pero extensos temas, todos ellos cargados del sentimiento de un tipo que despliega puro talento de sangre negra. Su presentación formó parte de una gira que incluyó distintas ciudades del país como La Plata, Rosario y La Pampa. La productora “Baires Blues” se está encargando de traer músicos internacionales en una especie de revival de lo que fueron las visitas bluseras de los años 90. Se está recuperando de a poco el espíritu que supo tener el blues hace muchos años en Argentina y eso, sin dudas, es motivo de celebración.

Fernando Piscitelli
Foto: Germán Alfaro

lunes, 16 de agosto de 2010

La Cueva en la radio!!


Este lunes 16 de agosto a las 23, como todos los lunes, escuchá La Cueva del Rock and Blues por Radio Quasar.

Le ponemos el pecho al feriado y salimos al ruedo con algo de Miles Davis, algo Bob Dylan...También vamos a estar comentando grandes shows que hubo esta semana a cargo del ya legendario guitarrista Lurrie Bell, Yo Tu El y Ella y Los Chevy Rockets.

Radio Quasar (www.rquasar.com.ar) o desde nuestro sitio (www.lacuevadelrockandblues.blogspot.com)

jueves, 5 de agosto de 2010

Sorteamos dos entradas para el show de Lurrie Bell en La Trastienda y un encuentro para sacarse fotos y firma de autógrafos!!!!


El lunes en La Cueva del Rock and Blues sorteamos dos entradas para el imperdible show de Lurrie Bell en La Trastienda para el jueves 12 de agosto y un encuentro en el hotel el martes 10 a las 16 hs para sacarse fotos y firma de autógrafos.




Lunes 9 de agosto a las 23 hs por Radio Quasar
www.rquasar.com.ar
www.lacuevadelrockandblues.blogspot.com

Están avisados!!

lunes, 2 de agosto de 2010

¡La Cueva en la radio!



Este lunes 2 de agosto a las 23, como todos los lunes, escuchá La Cueva del Rock and Blues por Radio Quasar.

Vamos a estar escuchando material nuevo y no tanto de algunos viejos lobos como Bob Dylan, Tom Petty y estaremos recordando al gran blusero texano Stevie Ray Vaughan a menos de un mes del 20º aniversario de su muerte.

Además vamos a charlar con Yo, Tu, El y Ella, banda que está presentando su flamante disco "Soltar y saltar ...".

Radio Quasar (www.rquasar.com.ar) o desde nuestro sitio (www.lacuevadelrockandblues.blogspot.com)

sábado, 31 de julio de 2010

¡Lurrie Bell en Argentina!


El excepcional y legendario bluesman de Chicago, ganador indiscutible a "Mejor Guitarrista de Blues" en los últimos años, destacado además por ser el hijo del famoso armonicista Carey Bell, llegará al país bajo una serie de shows acompañado por La Argentina Blues Band, en presentación de "Let's Talk About Love", su última producción discográfica. El día jueves 12 de agosto en La Trastienda Club, Balcarce 460, a las 21.

Shows en Argentina:
Sábado 07/08 Ciriaco Arte y Bar, Gral. Pico, 22.00, La Pampa.
Domingo 08/08 Teatro Español, Santa Rosa, 22.00, La Pampa.
Jueves 12/08 La Trastienda Club, San Telmo, 21.00, C.A.B.A.
Viernes 13/08 Willie Dixon, Rosario, 22.00, Sta. Fe.
Sábado 14/08 Abbey Road, Mar del Plata, 22.00, Bs. As.
Domingo 15/08 El Pueblito, La Plata, 23.00, Bs. As.

lunes, 26 de julio de 2010

La Cueva en la radio!! Acústico de Las Hoochie Coochie Girls!!


Este lunes 26 de julio a las 23, como todos los lunes, escuchá La Cueva del Rock and Blues por Radio Quasar.

Nos visitan en nuestros estudios Las Hoochie Coochie Girls. Las chicas más bluseras de la Argentina vienen a hacer un acústico en vivo en nuestro programa antes de entrar a grabar su primer demo.

Además, como siempre, la mejor música.

Radio Quasar (www.rquasar.com.ar) o desde nuestro sitio (www.lacuevadelrockandblues.blogspot.com)

miércoles, 21 de julio de 2010

¡¡Bajate el programa número 12 de La Cueva del Rock and Blues!!


Acá tienen para bajarse el programa número 12 de La Cueva del Rock And Blues del día lunes 19 de julio. Además de la entrevista en vivo en nuestros estudios junto a Jaque Reina, sonaron WhiskeyTown, Richard Thompson y Paul Weller.

No se lo pierdan.

BAJAR PROGRAMA

lunes, 19 de julio de 2010

La Cueva en la radio!!


Hoy, lunes 19 de julio a las 23, como todos los lunes, escuchá La Cueva del Rock and Blues por Radio Quasar.

Nos visita en nuestros estudios Jaque Reina, para charlar acerca de "Sueños descalzos", su cuarto disco de estudio, y la presentación en vivo de este vie ...rnes en The Roxy Live. Además, como siempre, la mejor música.

Radio Quasar (www.rquasar.com.ar) o desde nuestro sitio (www.lacuevadelrockandblues.blogspot.com)

lunes, 12 de julio de 2010

La Cueva en la radio!!


El lunes 12 de julio a las 23, como todos los lunes, escuchá la mejor música en La Cueva del Rock and Blues por Radio Quasar.

Radio Quasar (www.rquasar.com.ar) o desde nuestro sitio (www.lacuevadelrockandblues.blogspot.com)

viernes, 9 de julio de 2010

Juego de damas



Quién: Hoochie Coochie Girls
Cuándo: Jueves 1 de julio
Dónde: Club Premier, Campichuelo 472, Capital Federal
Por qué: Por el placer de tocar buen blues
Cómo: Muy bueno

Convengamos que no es algo común ver sobre un escenario cinco chicas que toquen blues y que encima lo hagan tan bien. Con un antecedente tan importante en nuestro país como fueron las Blacanblus, las Hoochie Coochie Girls se convierten en las únicas sucesoras en lo que a banda de mujeres bluseras respecta. Entre covers y temas propios, Las Hoochie Coochie demuestran que no está para nada mal dejar una vez más el blues en manos de las chicas.

El comienzo fue con el clásico inmortal que inspiró el nombre de la banda, “Hoochie Coochie Man”, pero en inevitable versión femenina, cambiando el “man” (hombre) por “gal” (chica). Siguieron “It hurts me too”, “Rocke me baby” y “Let the good times roll”, entre otros renombrados títulos del género, que mecharon con algunos temas propios que están empezando a componer.

Las Hoochie Coochie Girls juegan a ser negras nacidas en Chicago con un repertorio que mayoritariamente abarca ese blues eléctrico post-segundo guerra mundial que tan bien se supo tocar y difundir en esa ciudad durante las décadas del 40, 50 y 60. Con mucha firmeza, seguridad y notorio tiempo de ensayo, la banda presenta a Jesica Condado como voz líder y bajista, Ximena Monzón en armónica, Sol Bassa y Pamela Herrero en guitarras y Juju Estrin en batería.

El show, que había tenido a La Blues Bar como teloneros, formó parte de un ciclo de blues que se está llevando a cabo todos los jueves en el Club Premier y del que ya participaron el organizador Martín Luka, Rafael Nasta y Javier Martínez, entre otros. Pareciera ser que el blues, con este tipo de ciclos, con zapadas en diversos bares y con la llegada de artistas internacionales al país, está recuperando ese lugar tan importante que tuvo en la década del 90, que luego había perdido con el correr de los años y que por suerte, gracias a bandas como Las Hoochie Coochie Girls, lo retoma para no abandonarlo jamás.

Fernando Piscitelli

(Nota publicada en Cinemarama)

miércoles, 7 de julio de 2010

¡¡Bajate el programa número 10 de La Cueva del Rock and Blues!!


Acá tienen para bajarse el programa número 10 de La Cueva del Rock And Blues del día lunes 5 de julio. Sonaron Chevy Rockets, Seru Giran, Vox Dei, Guitarras Fussion y Bob Dylan. Imperdible!!

BAJAR PROGRAMA

lunes, 28 de junio de 2010

La Cueva del Rock and Blues en la radio!!


El lunes 28 de junio a las 23, como todos los lunes, escuchá la mejor música en La Cueva del Rock and Blues por Radio Quasar.

No te pierdas este programa con un especial de Eric Clapton; vamos a repasar las distintas etapas de la carrera de "Mano Lenta" a través de su música. Esto y mucho más en La Cueva del Rock and Blues.

Radio Quasar (www.rquasar.com.ar) o desde nuestro sitio (www.lacuevadelrockandblues.blogspot.com)

viernes, 25 de junio de 2010

Rock and roll bien picante



Quién: Pimienta Rusa
Dónde: Makena
Cuándo: Sábado 19 de junio
Por qué: Por el placer de tocar música
Cómo: Muy bueno

Antes que nada me gustaría aclarar la diferencia que hay entre el llamado “rocanrol”, o rock chabón, donde hay decenas de bandas que suenan igual con letras que no van más allá de odas a la birra, el faso y que encima son burdas copias de grandes bandas, y el rock and roll en su sentido clásico, aquel que tiene en sus raíces al blues como columna vertebral. Este es el rock and roll que toca Pimienta Rusa, bien trabajado, bien tocado, que bucea entre el sonido clásico de Chuck Berry, Muddy Waters y los Stones, todas ellas caras bien distintas de una misma moneda.

El sonido en Makena fue impecable desde el arranque con “Ya me siento mejor”, en un show en el que tocaron temas de sus dos discos de estudio y material más nuevo que todavía no está editado, como “Abril”, “Carolina” y “Corazón de Rock and Roll”. Como invitado presentaron a su gran amigo Eduardo “Vasco” Bariain, de los Chevy Rockets, para aportar su feroz voz en “Autopista hacia Retiro” y la balada “Frágil paciencia”, ambas del primer disco.

La formación se compone de un cuarteto clásico -guitarra, bajo, teclado y batería- donde cada uno ejecuta su instrumento con precisión y seguridad. El género que ellos tocan no requiere virtuosismo ni grandes estudios de teoría y solfeo ni nada por el estilo, pero sí requiere –y es la característica más importante- de sentido del ritmo y prolijidad y Pimienta Rusa en ese sentido pasa por arriba a más de una banda de rock and roll. Manejan muy bien el tiempo, los cortes y cada uno desde su lugar hace su aporte para funcionar como grupo sin buscar individualidades. En este aspecto son siempre los guitarristas quienes buscan sobresalir del resto de la banda con solos largos y pirotécnicos que a veces incluso no transmiten nada, pero en este caso Mauro Langone se limita a poner la nota justa en el momento justo, con solos cortos pero muy efectivos.

La banda se volvió a presentar en vivo luego de un año de ausencia de los escenarios. Vale recordar que es una formación renovada donde el único que queda de la alineación original es su cantante y bajista Diego Beiserman, hijo de Daniel Beiserman, ex Memphis La Blusera y actual cantante y bajista de Viejos Lobos. A las raíces bluseras heredadas de su padre, Diego sumó influencias del rock de los años 70 y algo de los Rolling Stones y una voz que ostenta imponentes falsetes para armar La Rusa allá por 1995. Con esa primera formación grabaron dos discos (Cueste lo que Cueste (1999) y Pura Sangre (2004). En los últimos tiempos reclutó a su hermano Darío Beiserman en batería, Mauro Langone en guitarra y Federico Sellés en teclado para rearmar la banda y llamarla Pimienta Rusa, como para condimentar los escenarios de un picante rock and roll.

Fernando Piscitelli

sábado, 19 de junio de 2010

Rafael Nasta en La Cueva del Rock and Blues!


Se viene el tercer acústico de La Cueva del Rock and Blues!

Nos visitará en nuestros estudios Rafael Nasta, guitarrista de Nasta Súper.
Vamos a compartir un programa especial a puro blues donde disfrutaremos de su música en vivo.

El lunes 21 de junio, como todos los lunes a las 23, por Radio Quasar. (www.rquasar.com.ar)

También pueden escucharnos desde nuestro sitio (www.lacuevadelrockandblues.blogspot.com)

jueves, 17 de junio de 2010

Ricardo Tapia en La Cueva del Rock and Blues!!


Bajate y escuchá el programa completo con la entrevista y acústico que brindó Ricardo Tapia, voz líder de La Mississippi, en nuestro programa La Cueva del Rock and Blues, el lunes 14 de junio a las 23 hs, por Radio Quasar. Realmente un programa imperdible donde Tapia nos contó acerca del presente y futuro de su banda y compartió distintas anécdotas que vivió junto a sus compañeros de ruta y sobre su propia vida.

BAJAR PROGRAMA

PD: No se pierdan el show de La Mississippi de este sábado 19 de junio en The Roxy Live Bar. Niceto Vega 5542, Capital Federal.

sábado, 12 de junio de 2010

Acústico de Ricardo Tapia (La Mississippi) en La Cueva del Rock and Blues!!


El lunes 14 de junio a las 23 vamos a compartir nuestro programa completo junto a Ricardo Tapia, voz líder de La Mississippi. Nos va a adelantar cómo será el show que brindará junto a su banda el 19 de junio en el Roxy Live Bar y por supuesto tocará en vivo en formato acústico parte del repertorio de su banda.
Imperdible!

Escuchalo en www.rquasar.com.ar o en www.lacuevadelrockandblues.blogspot.com

viernes, 11 de junio de 2010

Para recordar aquellos buenos tiempos


Intérprete: Rolling Stones
Disco: Exile on Main Street
Fecha de edición: 17 de mayo
Sello: Universal
Músicos: Mick Jagger (voz, guitarra y armónica), Keith Richards (guitarra, voces), Mick Taylor (guitarra), Bill Wyman (bajo), Charlie Watts (batería), e invitados




El año 1972 encontraba a los Rolling Stones con una más que satisfactoria y exitosa primera década de vida. Cuando a muchas bandas jóvenes ya se les venían agotando las ideas, la creatividad stone todavía no había llegado al tope y pusieron toda la carne al asador para despacharse con un álbum doble repleto de gemas inmaculadas como fue Exile on Main Street. La gran novedad de esta reedición, además del sonido remasterizado, es el agregado de otro CD con diez temas inéditos: ocho de ellos nunca habían visto la luz y dos son tomas alternativas de Loving Cup y Soul Survivor.

Exile on main street sería el último gran disco de los Stones por mucho tiempo, tal vez recién hasta Steel Wheels (1989), donde recuperarían la magia perdida en los años 80 luego de olvidables placas como Undercover (1983) o Dirty Work (1986). Durante los casi veinte años que pasaron entre un disco y otro, los Rolling Stones se alejaron un poco de sus raíces bluseras para coquetear con el funk y la música disco. Por más éxito que hayan tenido algunos cortes de esos años y el rescate que se puede hacer de algunos temas en particular, la mayoría de ese material puede considerarse insulso y despojado de la personalidad que marcaron a fuego los Stones con viejos discos que son joyas de punta a punta como Beggar´s Banquet (1968), Let It Bleed (1969) o Sticky Fingers (1971), este último considerado por muchos junto a Exile on Main Street de lo mejor que editaron los Stones en toda su extensa carrera.

En el disco la banda dejó asentado el sonido característico por excelencia del rock stone (con Rocks Off, Happy y Down the Line como perfectos exponentes) que resultó ser una efectiva fórmula guitarrera que repetirían hasta el hartazgo a través de los años y que los llevaría a inmortalizar clásicos como Start Me Up (Tatto You,1981) o It´s Only Rock and Roll (It´s Only Rock and Roll, 1974). Por supuesto que no falta el blues de la mano de algunas versiones de legendarios músicos del género como Stop Breaking Down de Robert Johnson o Shake Your Hips de Slim Harpo, y algunas propias como Sweet Virginia y I´m Not Signifying, que permanecía inédita hasta el momento y que en buena hora se dejó escuchar. Otro gran rescate es Following the River, una de esas tremendas e hirientes baladas de los Stones para una agridulce tarde lluviosa de invierno.

Rolling Stones en su máximo pico de creatividad. Rolling Stones para disfrutarlos en su mejor época. Rolling Stones para volver a escuchar –los clásicos- Rolling Stones para descubrir –los inéditos-. Rolling Stones que siguen magnificando su existencia a través de una leyenda que ya lleva casi cincuenta años de trayectoria. Rolling Stones para la historia, para siempre.

Fernando Piscitelli

(Nota publicada en Cinemarama)

miércoles, 9 de junio de 2010

Un Chevy colorado

Quién: Chevy Rockers
Dónde: La Colorada (Yerbal y Rojas, Caballito, Capital Federal)
Cuándo: Domingo 23 de mayo
Por qué: Por el placer de tocar música
Cómo: Excelente


Por más extenso que haya sido el show, que duró dos horas y media, pasó tan rápido como un Chevy en la ruta; es que los Chevy Rockets tocaron casi 30 temas y el público seguía pidiendo más y más. Ninguno de los presentes –ni la banda ni el público- quería retirarse del lugar, tras un impecable show en este viejo reducto de Caballito que los Chevy llenaron en reiteradas oportunidades y donde no tocaban hacía diez años. Tal vez volver a tocar en este lugar los llevó a revolver el viejo arcón de los recuerdos y por eso rescataron viejos clásicos de la primera época como “Mi soledad”, “Vas a pedir” o “Tengo lo tuyo”, tocado casi al final tras el insistente pero efectivo pedido de un fan durante todo el show.

Mucho blues, mucho rock, mucha pasión y sobre todo una actitud relajada donde se notaba a la banda muy cómoda, dando lugar a la improvisación por parte de cada uno de sus integrantes; Eduardo “Vasco” Bariain en voces y guitarra, Gabriel Gómez en bajo, Juan Pillado en batería, Jorge Blanco en guitarra líder, Walter Galeazzi en teclados y Leandro Rao en armónica. Los amigos que fueron invitados a subir al escenario a compartir la velada fueron Diego Berseiman, bajo y voz cantante de Pimienta Rusa, en “Buena estrella”, y el guitarrista Daniel Raffo, de la blusera King Size, en “Vas a pedir”. Cerca del final, subieron juntos para acompañar a toda la banda en “No pibe”, de Manal, donde también se sumó la percusión de Sol Pillado.

Para dejar en claro que el abanico musical de los Chevy es abierto, se despacharon con una versión de “Por probar el vino y el agua salada”, del grupo de rock sinfónico La Máquina de Hacer Pájaros, que lideró Charly García durante la década del 70. “Es un gusto que queríamos darnos”, afirmó su bajista Gabriel Gómez antes de ejecutar una gran versión que nunca habían hecho en vivo. Otro cover que tocaron fue “The worst”, una balada de los Rolling Stones, que es una de las bandas más escuchadas por el grupo. Sin ir más lejos, el violero Jorge Blanco llevaba la cara de Keith Richards en su remera. Particularmente “El viejo cabernet” rememora el sonido “stone” de la década del 70. Este es uno de los temas que formarán parte de la placa que los Chevy Rockets van a editar este año y va a ser su cuarto disco de estudio.

En la música de los Chevy Rockets se respira asfalto, humo, el calor de un motor. El resultado más acertado de la ecuación es que hacen rock rutero. Viajes en auto, alcohol, mujeres que abandonan hombres o viceversa. La temática de sus letras aborda este abanico de situaciones, por lo que los Chevy Rockets sin duda alguna serían la banda de sonido perfecta para una road movie. Claros ejemplos de esto son “Vieja estación” o “Billy Rockabilly”, un viejo rock and roll que hacía un tiempo que no tocaban.

Para cerrar la noche, con un público que pedía más y más tras dos horas y media de show, la elegida fue “No obstante lo cual”, de Riff, que a esta altura ya pasó a llamarse simplemente “El cabaret”. La Colorada estaba invadida por el calor de una banda imbatible y un público fiel que siempre está a su lado. Afuera llovía y hacía frío, pero esa es otra historia.

Texto: Fernando Piscitelli
Fotos: Ornella Capone

(Nota publicada en la revista digital 33RPM)

domingo, 6 de junio de 2010

Rafael Nasta en La Cueva del Rock and Blues!


Se viene el segundo acústico de La Cueva del Rock and Blues!
Nos visitará en nuestros estudios Rafael Nasta, guitarrista de Nasta Súper.
Vamos a compartir un programa especial a puro blues donde disfrutaremos de su música en vivo.

Mañana, como todos los lunes a las 23, por Radio Quasar. (www.rquasar.com.ar)
También pueden escucharnos desde nuestro sitio (www.lacuevadelrockandblues.blogspot.com)

viernes, 4 de junio de 2010

Acústico de Yo, Tu, El y Ella


El lunes pasado vino a visitarnos a nuestro programa y a deleitarnos con un acústico en vivo la banda Yo, Tu, El y Ella. Con una amistosa charla de por medio, la banda nos habló de su pasado, presente y futuro y tocó cinco temaS en vivo de su repertorio. El sábado 5 de junio tocan en el Auditorio Mayor de Caseros. No se los pierdan.

www.yotuelyella.com.ar

ESCUCHÁ LA ENTREVISTA COMPLETA CON LOS TEMAS EN VIVO INCLUIDOS

lunes, 31 de mayo de 2010

Acústico en vivo de Yo, Tu, El y Ella en La Cueva del Rock and Blues Radio!!


Nos visita "Yo, Tú, El y Ella" para presentar en vivo parte del repertorio que forma parte de su primer disco, "Soltar y saltar".

Además vamos a hablar del gran show de ZZ Top en el Luna Park y, como siempre, escucharemos mucha y buena música.

Lunes a las 23 horas por Radio Quasar (www.rquasar.com.ar)
También pueden escucharnos en www.lacuevadelrockandblues.blogspot.com

No se lo pierdan

sábado, 29 de mayo de 2010

40 años no es nada


Quién: ZZ Top
Dónde: Luna Park
Cuándo: Miércoles 26 de mayo
Por qué: Para demostrar que rockean como ninguno
Cómo: Muy bueno



Para muchos era un sueño por cumplir; para otros era tal vez la curiosidad de ver a “los barbudos” en vivo. Lo cierto es que ZZ Top, tras 40 años de carrera, desplegó por primera vez en Argentina toda su conocida artillería: simpáticas coreos, guitarras de todo tipo de color, forma y tamaño y por supuesto las largas barbas y el mejor blues-rock texano.

Hay algo cierto: los ZZ Top –al igual que gran parte de las bandas que andan dando vueltas por el mundo- tienen un show armado desde hace años que convirtieron en una efectiva fórmula, dispuestos a no cambiarla por nada. ¿Hay algo malo en eso? Desde ya que no, ya que cumplen muy bien su tarea de no defraudar al espectador y brindan un caliente show de una hora y media. Eso fue lo que duró el concierto en el Luna Park, que arrancó con Got me under pressure, con fuerza pero con el volumen un poco bajo, que se fue acomodando con el transcurso del show.

Por un momento el espíritu de Jimi Hendrix invadió el lugar y fue cuando la banda se despachó con una versión de la emblemática Hey Joe, popularizada por él a fines de la década del 60. El propio Jimi parecía supervisar el momento desde la pantalla ubicada detrás del escenario. Es increíble, pero Hey Joe pareciera tener un aura especial que siempre hace que suene bien y esta vez no fue una excepción; sonó impecable.

Uno de los momentos más festejados de la noche fue la trilogía imbatible de su exitoso disco Eliminator (1983); Gimme all your lovin´, Sharp dressed man y Legs. Sonaron una atrás de la otra y todas fueron acompañadas con la proyección de su respectivo video clip, con el inconfundible y tan característico Ford rojo en escena. Luego vino la primera retirada del escenario para volver con sacos brillantes e instrumentos pintados de verde como el paño de las mesas de juego para la festiva Viva Las Vegas, seguida del clásico de clásicos La Grange y un final a todo trapo con Tush.

A esta altura del partido apuesto que a ningún fan de ZZ Top le agradaría un cambio radical en la banda ni mucho menos. Es una banda que va a los seguro, al igual que sus fans, sin muchas más pretensiones que pasar un buen rato escuchando blues-rock clásico, lo cual incluso no es fácil de lograr, pero ZZ Top lo hace. Rockean como pocos y, a 40 años de carrera, el añejamiento cada vez les sienta mejor.

Fernando Piscitelli

(Esta nota fue publicada en Cinemarama)

lunes, 24 de mayo de 2010

La Cueva del Rock and Blues Radio!!


Hoy a las 23, La Cueva del Rock and Blues, por Radio Quasar.

Vamos a estar comentando el show de los Chevy Rockets de ayer en La Colorada y, como siempre, escucharemos la mejor música: Creedence Clearwater Revival, Nick Drake, ZZ Top y mucho más.

¡¡No se lo pierdan!!

viernes, 21 de mayo de 2010

Chevy Rockets; locales en el oeste


Quién: Chevy Rockets
Dónde: Cerveza Club de Ramos Mejía
Cuándo: Sábado 15 de mayo
Por qué: Por el placer de tocar música
Cómo: Muy bueno




Sin dudas no hay un lugar donde los Chevy Rockets sean más locales que en el oeste y esta vez le tocó al Cerveza Club de Ramos Mejía poblarse de los fieles seguidores de esta banda rockandblusera oriunda del barrio de Floresta, que se deleitaron con una noche donde los Chevy transpiraron literalmente la camiseta, ya que además de dejar todo en el escenario, en el Cerveza Club hacía un calor importante.

El arranque fue con un improvisado shuffle blusero que sirvió para tomar envión y enganchar el viejo clásico “Paulita”, como para que nadie se quedara sin cantar desde el comienzo. Los Chevy sacarán un nuevo disco de estudio este año, y varios de los temas que formarán parte de la placa ya los vienen tocando en vivo desde hace un buen rato, con lo cual algunos de ellos piden pista para convertirse en clásicos del grupo en algún futuro cercano como el blues pesado de “Mano cruel” o el rollingstonero “El viejo cabernet”.

No es en vano que los Chevy Rockets lleven tantos años tocando juntos; se nota que la banda está más que aceitada y que sus integrantes no necesitan más que un gesto o una mirada para entenderse. Pero en el caso de los Chevy también hablamos de una gran pasión que los une y los hace disfrutar al cien por cien cada vez que se suben a un escenario; el hecho de querer demostrar virtuosismo y el ego quedan completamente ajenos a un show de esta banda. Es un gesto que tal vez muchos grupos del rock local deberían imitar.

Como en ningún show de los Chevy faltan los homenajes, sonaron “Ritmo y blues con armónica”, de los legendarios Vox Dei y “No obstante, lo cual”, conocida cariñosamente como “El cabaret”, escrita por el gran Pappo en su etapa con Riff, que fue la elegida para cerrar una nueva velada donde no faltó la buena onda y, por sobre todas las cosas, la buena música.

Fernando Piscitelli

jueves, 20 de mayo de 2010

El adiós al pequeño gran cantante


No es cosa de todos los días encontrarse con un cantante como Ronnie James Dio, por eso fue muy triste enterarse de su muerte. Dio mantuvo intacta la potencia de su garganta asesina hasta muy pocos meses antes de morir (a fines del año pasado le diagnosticaron un fulminante cáncer de estómago) cuando con sesenta y siete años sobre sus espaldas realizaba su última gira con Heaven & Hell. Durante ese tour, los metaleros locales tuvieron la posibilidad de verlo en vivo en mayo del año pasado, y previamente habían podido disfrutar su música en su visita en el año 2001, cuando presentaba el álbum Magica.

Norteamericano de nacimiento pero inglés por adopción, Dio forjó su intachable reputación como cantante siendo integrante de bandas británicas. Su carrera la empezó con los estadounidenses ELF, banda de blues-rock donde además de cantar también tocó el bajo cuando arrancó el grupo, pero fueron los ingleses Deep Purple quienes lo descubrieron y lo llevaron a realizar una gira con ellos. Dos miembros de Purple (Roger Glover y Ian Paice, bajista y baterista respectivamente) produjeron el primer álbum de ELF.

El guitarrista líder de Deep Purple, Richie Blackmore, solicitó a Dio para que sea la voz cantante de Rainbow, su proyecto solista posterior a su desvinculación de Purple. Esta legendaria banda de hard rock grabó junto a él tres discos de estudio y uno en vivo. Dio dejó la banda por diferencias en cuanto al rumbo a seguir y se sumó a las filas de otra de las bandas más importantes del heavy mundial: Black Sabbath. Tenía por delante una tarea nada fácil que era reemplazar al vocalista Ozzy Osbourne, pero Dio salió más que airoso de la situación y formó parte de la banda durante tres años. Ya en 1983 formó su propia agrupación, llamada simplemente Dio. Unos veinticinco años más tarde se volvería a juntar con sus antiguos compañeros de Black Sabbath para formar Heaven & Hell.

Como si fuera poco su aporte al género, Dio fue quien popularizó el inmortal símbolo de batalla que une a los metaleros de todo el mundo: los cuernitos. No existe ni un solo recital de heavy metal donde esta seña no sea realizada al unísono por miles de fanáticos. Y hablando de batallas: Dio era un fanático confeso de las espadas, los escudos y todo lo referido a la época medieval, cosa que se ve reflejada en sus letras. Tal era su pasión por esta etapa histórica que su mansión la tenía adornada con decenas de armas y elementos afines. Pero sin dudas su arma más potente era su voz: Dio la proyectaba con una fuerza abrumadora como para salir triunfante en cada escenario donde sus bandas batallaban, y demostraba que su pequeña estatura era inversamente proporcional al tamaño de su espíritu.

Fernando Piscitelli

(Nota publicada en Cinemarama)

miércoles, 19 de mayo de 2010

¡Fuerza, Gustavo!


Con tan solo unas palabras quiero dejar asentado mi apoyo hacia el músico Gustavo Cerati, quien se encuentra internado en Venezuela en estado crítico, según informan los medios de ese país. Desde este humilde rincón le deseamos lo mejor a Gustavo Cerati y que se recupere bien y pronto.

Fernando Piscitelli

domingo, 16 de mayo de 2010

Día negro para el heavy


Es un día negro para el heavy y no es para menos, murió el pequeño gran cantante Ronnie James Dio, emblema del metal para varias generaciones, por lo tanto el metal y la música en general están de luto. Mañana lunes a las 23 en La Cueva del Rock and Blues (por Radio Quasar, www.rquasar.com.ar) vamos a rendirle un merecidísimo homenaje de la mejor manera; escuchando su música.

Que en metal descanses, Ronnie.

sábado, 15 de mayo de 2010

Cine y rock; una combinación infalible (4)


Planteo brevemente una situación: es sábado, querés quedarse tirado en el sillón más cómodo que tenés tomando cerveza y viendo una película. Si esto es efectivamente así, te recomiendo que veas "End of the Century", un impecable documental sobre la carrera de Los Ramones, aquella banda punk que sacudió New York en los setenta y recorrió el mundo durante 22 años de giras "punkrockeras".



End of the Century

¡One, two, three, four!...¿Cómo resistirse a esos rabiosos clásicos punks de no más de 2 minutos y medio de duración? Estamos ante un documental que recorre la trayectoria de la banda de punk más influyente e importante de todos los tiempos. Se trata, nada más ni nada menos, de Los Ramones.

El artículo “Los” reemplaza al inglés “The” más que con cualquier otra banda, ya que si hubo una patria ramonera en los 90, esa fue Argentina. Las imágenes de Los Ramones escapando de los fans argentinos resulta más que simpática y atractiva, más aún cuando los muestran de invitados en “La TV Ataca”, conducido en los tempranos años 90 por Mario Pergolini.

Luego de todo ese frenesí de fans desesperados y llenos totales en el Estadio Obras y un estadio Vélez en el año 1994, Los Ramones se van de su patria adoptiva para volver a su país de origen, Estados Unidos, para volver a tocar en pequeños clubes y sótanos mugrientos.

La banda ya tenía casi 20 años de carrera, pero le pasó lo que a ninguna otra: ser la más influyente para cualquiera que se precie de tocar punk-rock pero no vendían grandes cantidades de discos ni llenaban estadios en su tierra. Cuando volvían a su país era como ser extranjero y tenían que remarla desde abajo como al principio. Es realmente un caso curioso y un tanto entristecedor que la banda no haya podido ver ni palpar lo que realmente significaron para la historia del rock.

Siempre se presentaron como cuarteto, pero debido a algunos cambios de formación, fueron siete los miembros que pasaron oficialmente por la banda. Las personalidades de todos ellos están reflejadas a la perfección en el film, sin dejar escapar ningún detalle.

Tommy Ramone, primer baterista del grupo, fue el último en entrar y al sentirse desplazado por el resto del grupo prefirió seguir colaborando con ellos con lo que realmente era su pasión; la producción y el detrás de escena, aportando con ideas y consejos. Marky Ramone fue el baterista histórico de la banda. Reemplazó a Tommy a fines de los 80 y, luego de una ausencia de algunos años durante esa década, volvió a la banda y tocó durante los últimos 10 años.

Richie Ramone fue quien lo reemplazó durante esos años, quien es mostrado en el documental vestido como lo que realmente es en la actualidad; un oficinista de saco y corbata. El fue quien aportó la velocidad extrema a los shows en vivo, que pasaron a ser cada vez más cortos y sintéticos, pero ganaron en velocidad y furia.

Dee Dee Ramone, bajista hasta 1989, era el aniñado, el bufón, el que intentaban callar en las entrevistas para no decir cualquier barbaridad. Imperdible cada aparición de Dee Dee en el film, ya que todos sus comentarios son dignos de aprobar con una sonrisa, como también el video que lo muestra en su paso por el rap, algo realmente bizarro y encantador.

C.J. Ramone fue el joven fan de la banda que reemplazó en el bajo los últimos años a Dee Dee, desde 1989 hasta el último show en 1996. Joey Ramone, voz líder del grupo, había sido un introvertido niño que le costaba relacionarse con los demás, pero que la música lo ayudó a soltarse ante el resto. Su hermano da testimonios en el film y lo describe como un romántico, de ahí las letras de amor inocentes de Los Ramones. Activista de izquierda, mantenía una antagónica relación con el otro líder del grupo, Johnny Ramone, el guitarrista, quien se autodenominaba como un conservador de derecha adorador de su patria y de George Bush.

Johnny era quien tenía la personalidad más fuerte de la banda y el que manejaba las finanzas. Nadie mejor que él para hacerlo, según el propio Joey, quien le dedicó “The KKK took my baby away” a Johnny cuando éste le robó una novia.


La recorrida va desde sus comienzos en el CBGB hasta la fría despedida más de 20 años más tarde en un show en Los Ángeles y por último la merecida inclusión en el Rock and Roll Hall Of Fame, luego de la muerte de Joey y antes de la de Dee Dee. Dos años más tarde se iría Johnny de este mundo y quedaría solamente Marky de aquella formación histórica. Un documental que es una joya para todo aquel que lleve en un rincón del corazón a esta gran banda que marcó varias generaciones de adolescentes. ¡Hey, ho, let´s go!

Fernando Piscitelli

miércoles, 12 de mayo de 2010

Live at the Olympia – R.E.M


Intérprete: R.E.M
Disco: Live at The Olympia (Grabado en vivo en junio/julio de 2007 en The Olympia Theatre, Dublin, Irlanda)
Fecha de edición: 27 de octubre de 2009
Sello: Warnes Bros.
Músicos: Michael Stipe (voz), Peter Buck (guitarra), Mike Mills (bajo), Scott McCaughey (guitarra rítmica, teclados, coros) y Bill Rieflin (batería)

Live at the Olympia básicamente es un experimento donde R.E.M se desnudó ante su público y mostró algunas perlas que tenía bien guardadas como temas de sus primeros discos que hacía largo rato que no tocaban en vivo y algunos inéditos más nuevos, como los de Accelerate (2008), cuando aún no estaba perfectamente delineado y se encontraba en proceso de grabación. Incluso se puede escuchar una versión bien distinta y sin estribillo del que luego sería el corte principal del disco, Supernatural Superserious, en ese entonces titulado Disguised.

El dvd This is not a show está construido puramente con estética de video clip, cambios de cámara frenéticos, efectos, imágenes desenfocadas, lo cual no resulta extraño teniendo en cuenta que ese es el rubro al que se dedica su director Vincent Moon. Estas son algunas de las similitudes que tiene este dvd con el anterior R.E.M Live, del 2007, también filmado como si fuese un video clip largo y en la misma ciudad irlandesa, Dublin, pero con la diferencia de que ese era un show en un sentido estricto y que This Is Not a Show intercala imágenes del concierto con backstage, todo en un (des)orden completamente anárquico. El título This Is Not a Show (“Esto no es un show”) hace referencia a la propuesta de que el último de Dublin no fuera un show con todas las letras, sino algo así como un ensayo con público.

Michael Stipe dejó en evidencia con esta serie de conciertos que volvió a experimentar ese pudor y ese miedo escénico que lo aquejaba en sus comienzos como cantante, cuando utilizaba su pelo –porque tenía y mucho- para taparse la cara. “Estoy aterrado”, repitió en reiteradas ocasiones y no era para menos, ya que la situación era atemorizante: para un artista, presentar temas nuevos ante una audiencia siempre resulta una experiencia traumática, ya que están despojados de la aprobación garantizada que acarrea un clásico, y el “aplausómetro” al final de la canción es lo único que les va a decir si está aprobada o no.

Live at The Olympia lejos está de ser un compilado de éxitos de REM en vivo. No sólo eso, sino que además de no incluir hits Losing my religion, Everybody hearts, The One I Love o It´s the End of the World, sólo por nombrar algunos, se dedicaron a bucear en los comienzos de su carrera y rescataron viejas perlas que hacía como veinte años años que no ejecutaban en vivo. El resultado es magnífico y lejos está de ser un revival que apele a la nostalgia. Esos temas que compusieron en sus comienzos, cuando el rock alternativo tan solo era un género que se escuchaba en algunas radios universitarias allá por comienzos de la década del 80, suenan más duros y vitales que nunca, poniendo de manifiesto una vez más lo imprescindible que resultó la música de R.E.M para perfilar el sonido que salió a la luz en los años 90 de la mano de decenas de bandas alternativas.

Fernando Piscitelli

(Publicado también en Cinemarama)

domingo, 9 de mayo de 2010

Este lunes, segundo programa en la radio


Este lunes se viene el segundo programa de La Cueva del Rock and Blues por Radio Quasar. Vamos a estar escuchando algunos covers y sus respectivas versiones originales, algo de Zeppelin, algo de nuestras pampas con Los Abuelos de la Nada, Manal...y mucho más. Lunes a las 23 horas por Radio Quasar (www.rquasar.com.ar)
No se lo pierdan

sábado, 8 de mayo de 2010

Cine y rock; una combinación infalibe (3)


Para la tercera entrega, quiero recomendar un documental imperdible sobre un género amado por muchos y odiado por muchos más, el heavy metal. El director es nada menos que Sam Dunn, fanático del género quien también tiene en su haber "Global Metal", algo así como la continuación del documental aquí presentado y "Iron Maiden - Flight 666", que relata la primera parte de la gira de Iron Maiden "Somewhere back in time". Pronto Dunn también estrenará uno sobre la legendaria banda Rush.

Metal: A headbanger´s journey (2005)

Si tenés ganas de revolear tu cabeza al ritmo del metal, éste es el documental que buscabas. ¿La traducción del título? “El viaje del revoleador de cabeza”. Ni más ni menos. Dirigida por el antropólogo Sam Dunn, también realizador de "Iron Maiden - Flight 666" y "Global Metal", el documental plantea un recorrido por todos los estilos habidos y por haber del metal. Desde su génesis con bandas como Cream, Mountain y Led Zeppelin, hasta asentarse definitivamente con Black Sabbath, pasando por el shock rock de Kiss o Alice Cooper, el glam metal de Motley Crüe y Twisted Sister o el death y el black metal noruego.

Los entrevistados son más que suficientes para asegurar la calidad del documental. Uno de los primeros que da su testimonio es Tony Iommi, histórico guitarrista de Black Sabbath, como también alguien más cercano en el tiempo como Bruce Dickinson, vocalista líder de Iron Maiden, banda que formó parte del heavy metal inglés de fines de los 70 y comienzos de loa años 80, camada de la cual también formó parte Motorhead, agrupación que ostenta a uno de los líderes rockeros más carismáticos; Lemmy Kilminster, quien ofrece en este documental unas apariciones imperdibles.

Si de metal hablamos, no puede faltar la palabra de Ronnie James Dio, quien realiza unos comentarios muy divertidos sobre Gene Simmons, bajista de Kiss. Dio invita a Sam Dunn a pasar a su casa, donde exhibe elementos como armaduras y espadas, típicas de las letras que caracterizaron siempre al power metal, género que supo llevar adelante con su banda Rainbow.

Un momento memorable del documental es el relato de Dee Snider, cantante de Twisted Sister, sobre el juicio en el que lo acusaron de haber escrito letras inmorales y con contenido sexual. No solo lo cuenta, sino que esas imágenes aparecen; resulta imperdible verlo entrar en el tribunal a declarar con su exagerada indumentaria y su gran cabellera rubia. Finalmente no hubo pruebas suficientes y no pudieron prohibirle sus letras y Snider se salió con la suya.

En definitiva, un documento que resulta indispensable para todo fan del metal y una gran herramienta para todo aquel que quiera acercarse al género y tener un pantallazo general por toda su historia y sus bandas más importantes.
¿Una perlita? El documental se ayuda de un muy valioso árbol genealógico del género para realizar el viaje. Puede bajarse de Internet (es un archivo que pesa tan poco como una foto) y es una buena guía de consulta metalera.

Fernando Piscitelli

miércoles, 5 de mayo de 2010

Crónica de una noche histórica


Quién: Charly García
Dónde: Luna Park
Cuándo: Viernes 30 de abril
Por qué: Gira “Tengo que volverte a ver”.
Cómo: Excelente

Es sabido que a Charly García nunca le gustó tener un techo o un tope, y es por eso que con cada show que viene haciendo desde su retorno en octubre del año pasado redobla la apuesta y agrega nuevas canciones –entiéndase nuevas en ambos sentidos; las que compuso últimamente, “Deberías saber por qué” y “La medicina” y viejos temas que hacía años que no ejecutaba en vivo, como “Filosofía barata y zapatos de goma”, “Esperando nacer” o “Nuevos trapos”. Además de ir renovando el repertorio, su voz está cada vez más clara y firme y lo mismo ocurre con la ejecución del piano, que hace unos meses era un poco más tímida, pero ahora lo hace de manera mucho más segura. La gente que colmó el Luna Park el viernes vivió dos horas y media muy intensas donde la adrenalina y la emoción se alternaron para no dejar ni un hueco vacío.

Cuando Charly invitó a subir a León Gieco, ocurrió algo que tal vez era impensado años atrás; García pasó a ser homenajeado en su propio show con una versión de “Los Salieris de Charly”, y se limitó a escucharla –disfrutarla, mejor dicho- y tan solo acompañó con unos acordes y unos coros desde su piano. Otro rastro más de un renovado Charly que no para de superarse a sí mismo, aunque paradójicamente esta siempre fue una característica de este artista.

Otros invitados que pasaron por el escenario a compartir la noche con García fueron los ex Serú Girán David Lebón (en “Esperando nacer”) y Pedro Aznar (en “Perro Andaluz”) pero sin duda alguna el momento cumbre del show fue cuando subieron juntos al escenario para meter al Luna Park en una especie de máquina del tiempo y recordar los años de esa mítica banda que fue Serú Girán con una hermosa versión de “Seminare”. Desde la reunión de Serú del año 1992, García, Lebón y Aznar se habían juntado una sola vez en escena, que fue al poco tiempo de haber fallecido el otro integrante de esta gran banda, el baterista Oscar Moro. Lo cierto es que el estadio se vino abajo al vivir ese momento único, con lágrimas en los ojos de algunos de los presentes, lo cual no era para menos.

García juega; se divierte, va y viene, se sienta en el piano, se levanta, arroja algún pie de micrófono como para no perder todas las mañas y lanza frases típicas de su intacto sentido del humor. “Yo no sé qué carajo es el Bicentenario, pero tengo una linda canción para cantarles”, y arremete con su versión en clave de rock sinfónico del Himno Nacional Argentino con la bandera celeste y blanca copando las pantallas. ¿Acaso García ya es un prócer? Creo que a esta altura ya no hay muchas dudas al respecto.

Llegando al final, el escenario quedaría en llamas tras “No toquen” y como para cerrar de manera intimista y sutil, nada mejor que una versión a solas con el piano y el público de “Canción para mi muerte”. Deja el escenario faltando una estrofa para el fin y la gente –su gente- la finaliza en su ausencia. Un show que fue una muestra más de lo imparable y auto-superador que está García a nivel musical y, sobre todo, personal.

Fernando Piscitelli

lunes, 3 de mayo de 2010

En la radio!!!

¡Finalmente llegó el día! A partir de hoy y todos los lunes a las 23 por Radio Quasar (www.rquasar.com.ar) no se piedan La Cueva del Rock and Blues en la radio.

En el programa de hoy estaremos hablando sobre el show de Charly García del viernes en el Luna Park y vamos a escuchar la mejor música.

No digan que no fueron avisados...no se lo pierdan

jueves, 29 de abril de 2010

Cine y rock; una combinación infalible (2)


Para esta segunda entrega quiero recomendarles "Joy Division", un documental sobre aquella oscura banda post-punk inglesa que tuvo una corta vida a fines de los años 70 y editó solamente dos discos.

Joy Division (2008)

Lugar: Manchester, Inglaterra. ¿Cuándo? Fines de los años setenta. Situación. Recesión económica, desempleo, furia, “no future”, música punk. Resultado: Joy Division.

Partiendo de la base de que el documental es tan oscuro como lo era esta banda, la premisa está cumplida. Un buen documental de una banda es aquel que recrea a la perfección el espíritu de ella y éste lo logra. Los fondos negros en las entrevistas, el tono lúgubre y el uso del blanco y negro ayudan a ambientarse en tiempo y forma. Los integrantes de Joy Division vivían en la fabril ciudad de Manchester. La única meta que podía tener un joven allí en aquella época era terminar el colegio y meterse a trabajar en una fabrica. Los Joy Division no querían eso y lograron escapar de futuro con el armado de esta efímera pero tan relevante banda. Inevitablemente las anécdotas y los recuerdos se centran en su carismático líder, Ian Curtis. La primera mitad del film pasea por los comienzos, cómo se conocieron, cómo lograron editar su primer disco luego de tantas vueltas, todo en un clima bastante distendido y cálido. La segunda mitad es la más densa, el clima se pone más pesado a partir del recuerdo del primer ataque de epilepsia de Curtis y a partir de ahí el camino de deterioro que lo llevó a un temprano suicidio a los 22 años. Si bien es inevitable la amargura del resto de los integrantes de la banda al recordar estos momentos, el documental no apela al golpe bajo y al recurso facilista de hundirse en el bajón. Lo que hace es acompañar sutilmente, como decía antes, con el fondo oscuro y la música de Joy Division, que se clava en los sentidos con una ineludible y bella amargura.

Fernando Piscitelli

martes, 27 de abril de 2010

Beatles por las nubes

Quién: Nube 9
Dónde: Mr. Jones
Cuándo: Sábado 24 de abril
Por qué: Repaso de la discografía de The Beatles, incluyendo interpretación completa del disco Rubber Soul.
Cómo: Muy bueno

Nube 9 prefiere realizar versiones en vez de querer imitar y copiar a The Beatles: no se visten ni peinan como ellos y, aunque respetan de manera fiel el repertorio, se dan el lujo de dar un paso al costado en cuestiones de raíz como en el hecho de que, por ejemplo, uno de los integrantes del grupo sea una mujer, nada menos que Lucrecia López Sanz, integrante de The Beladies, otra banda tributo a The Beatles destacada por tener en su formación a cuatro mujeres. Lucrecia, además de llevar la voz cantante en varios temas y realizar coros en otros, se luce con el toque de su Gibson SG, que ejecuta con firmeza y seguridad.

La excusa de este show era tocar el disco Rubber Soul de manera completa y con el orden correspondiente de temas y, una vez concluida la promesa, su líder y bajista Fernando Blanco anunció un “random” que consistió en un recorrido por la discografía beatle pasando por varios de sus discos, sin respetar orden cronológico y hasta cumpliendo pedidos de la audiencia, como hicieron con Happiness is a Warm Gun, en una muy lograda versión de una de las tantas obras que The Beatles realizó cuando ya se habían convertido en una banda de estudio y dejaron de presentarse en vivo.

Blanco tiene una amplia carrera a sus espaldas que comenzó allá por 1985 como integrante de Súper Ratones, banda que dejó para dedicarse de lleno a sus proyectos personales: sus discos solistas –ya lleva dos editados- y Nube 9. Como no podía ser de otra manera, usa un bajo marca Hofner como el que popularizó Paul McCartney, siendo éste el único elemento estético en el que Nube 9 se acerca a The Beatles. Blanco aprovecha entre tema y tema para contar historias, anécdotas y hasta para realizar juicios de valor sobre ciertas cuestiones referidas a los Fab Four. Lo que se dice un estudioso y sobre todo un apasionado, cosa que transmitió durante las más de dos horas y media de un show que nunca decayó, sino que fue creciendo con el correr del tiempo hasta explotar en un inevitable final con el himno Hey Jude, donde banda y público cantaron más juntos que nunca en toda la noche.

Fernando Piscitelli

(Nota publicada en el blog Cinemarama)

lunes, 26 de abril de 2010

Cine y rock; una combinación infalible


Muchas veces la música se apoya en el lenguaje del cine para ser mostrada al público; algunas veces en el formato video clip, otras veces con la grabación de un show en DVD y otras como forma de documental, donde un director nos muestra su visión sobre un artista y su obra. Remarco que es su visión porque descreo que un documental refleje una única realidad, sino que un documental refleja la realidad que observa su realizador y ese mismo documental puede provocar no solo una sino infinitas visiones en quienes están sentados frente a la pantalla. Sin más preámbulo, en esta primera entrega el comentario de un documental muy particular sobre Kurt Cobain.

Kurt Cobain: About a son

Si hay que calificar este documental sobre el maníaco depresivo líder de Nirvana, diríamos que es una sesión psicoanalítica entre Cobain y el entrevistador, que vendría a reemplazar al público en el lugar del analista. Resulta que el documental consiste en un compendio de entrevistas realizadas a Cobain durante su último año y medio o dos de vida. Lo psicoanalítico del asunto consiste en que a Cobain no se le ve la cara, sino que se lo escucha hablando, contando anécdotas, historias, recordando sus influencias, sus alegrías, sus tristezas…Un Cobain haciendo catarsis para que el público lo escuche y saca sus propias conclusiones. En el film su nombre aparece muy poco y el de su banda… ¡una sola vez! No solo eso, sino que ni siquiera hay música de Nirvana en el documental. La banda de sonido es la música que básicamente formó parte de sus influencias y que él escuchaba desde pequeño. Queen aparece con It´s late, del disco News of the World, que según cuenta Cobain escuchaba todo el día cuando era chico. También hay música de Creedence, banda de la cual solía tocar temas cuando se juntaba a zapar de muy adolescente con uno de sus compañeros de ruta, el bajista Krist Novoselic. Obviamente tampoco falta música de las bandas punk que lo influenciaron y, lo más cercano a la discografía de Nirvana, la versión original de The man who sold the World, de David Bowie, que Cobain cantó con su banda en el Unplugged de MTV. Un interesante documental para conocer al Cobain más reflexivo, esta vez a través de sus palabras y no a través de su música.

Fernando Piscitelli

martes, 20 de abril de 2010

20 años no es nada


Lanzamiento: La Mississippi "Versiones 20 años+"

Con 20 años de vida y como parte de lo que es un proceso de cambio y renovación para La Mississippi –que incluye una nueva formación, esta vez como quinteto- la banda editó el año pasado “Versiones 20 años+” un disco en vivo en The Roxy Live Bar donde, junto a un puñado de importantes invitados, reinventaron su pasado y realizaron nuevas versiones de viejos temas.

El arranque es con una rockera versión en plan funky de “Ruta 2” y a partir de “Un poco más”, con Pity Álvarez en las voces, comienza el desfile de amigos que participaron. Algunos invitados son recurrentes en shows de La Missisippi y otros no tanto, como es el caso de Ricardo Mollo, quien prestó sus dotes de guitarrista para una versión “divididosa” de “Mala transa”, de aquel recordado disco “Bagayo”. Un infaltable homenajeado del disco es alguien que seguramente hubiese participado si estuviese entre nosotros; Norberto “Pappo” Napolitano. “Sube a mi voiture” suena con Miguel Vilanova en guitarra; quién sino para interpretar la inolvidable guitarra del “Carpo”. Vilanova participa también en otros tracks del disco como “Tus amigos” -que pasó de ser un blues lento a tener un clima soul condimentado con la percusión de Jimmy Santos- y “Buenos Aires Blues”, donde se suma en armónica quien fuera un histórico integrante de La Mississippi en sus comienzos, Luis Robinson.

Tal vez lo más curioso del disco recaiga en la versión de “San Cayetano”, donde la banda coquetea con un ritmo en el que nunca había buceado en sus 20 años de historia; el reggae. Para lograr esta muy buena versión invitaron a los Nonpalidece, banda que se logró ganar su lugar en el terreno del reggae argentino.

Para el final del disco La Mississippi se reservó dos interesantes reversiones que marcan a fuego el costado nocturno y bohemio de la banda; interpretaron “Valentín Alsina, ritmo y blues”, recitada por el escritor y poeta Tom Lupo y “El detalle” en una impecable versión tanguera con Juanjo Hermida y Eduardo Cirillo en bandoneón.

Los gustos hay que dárselos en vida y La Mississippi lo hizo con esta placa donde conviven amigos, reversiones, temas viejos y no tanto y blues puro y no tanto. Una muy buena manera de festejar 20 años recorriendo escenarios.

Fernando Piscitelli

viernes, 16 de abril de 2010

Cantando bajo la lluvia


Lanzamiento: CD+DVD Charly García en Vélez: El concierto subacuático

El diluvio no paraba aquella noche del 23 de octubre de 2009. Cumplía años Charly García y bajo ningún punto de vista se podía permitir que un fenómeno meteorológico atente contra el gran regreso del artista luego de su internación. La lluvia arremetía con furia sobre la gente y sobre la banda, y lejos de ser un impedimento para el show fue una bendición épica, por si algo faltaba para que la noche sea histórica.

Vale recordar que en medio de internaciones en distintos institutos y su estadía en la quinta de Palito Ortega, García había protagonizado en marzo del año pasado un mini show sorpresa en Luján que fue un aviso para sus fans, una pequeña advertencia de que se venía un nuevo Charly. Luego vendría la presentación de un tema nuevo con video clip incluido, “Deberías saber por qué” y ya a fines de septiembre el primer gran show de la gira en Perú. “El concierto subacuático” fue el reencuentro grande con el público argentino, en el estadio de Vélez, donde 40 mil almas fueron partícipes de un show estremecedor donde se vio a un García agradecido y disfrutando de su propio show como nunca antes.

García apareció en escena con un look informal y un peinado al mejor estilo “Clics Modernos” (1983) para acompañar un repertorio que se basó en los mejores temas de su etapa solista durante los años 80. El que no pudo apreciarlo aquella noche, porque estaba lejos y debido a que las pantallas no funcionaron y la lluvia que caía de a baldazos molestaba bastante, lo va a disfrutar cómodamente en el sillón de su casa en este cuidado registro con 18 cámaras.

A Charly le gusta llamarse a sí mismo maestro de orquesta, le gusta dirigir la batuta y que todo suene como lo planea dentro de su cabeza. En este caso la “orquesta” que lo sigue es una combinación de su última banda -que alguna vez llamó “The Prostitution”- integrada por los chilenos Toño Silva en batería, Carlos González en bajo y Kiuge Hayashida en guitarra y tres baluartes que supieron integrar las mejores agrupaciones que tuvo Charly a lo largo de su carrera; Carlos García López en guitarra, Fabián Von Quintiero en teclados e Hilda Lizarazu en coros. Todos y cada uno de ellos son el engranaje perfecto para una maquinaria que funciona al ritmo de un reloj y con una solidez impactante.

Para ver y para disfrutar, para volver a ver y para volver a disfrutar. “El concierto subacuático” inmortaliza una noche que quedó guardada y que difícilmente pueda ser olvidaba. Hasta diría imposible.

Fernando Piscitelli

martes, 13 de abril de 2010

El Zeppelin sigue volando


Led Zeppelin – Family Tree (CD+DVD) - 2007

Led Zeppelin:
Robert Plant (voz)
Jimmy Page (guitarra)
John Paul Jones (bajo)
John Bonham (batería)

DVD: Dazed and Confused

“Dazed and Confused” recorre en casi una hora la historia de Led Zeppelin desde su pregestación, con Page como guitarrista de The Yardibrds, la gestación y la unión con Plant, Bonham y Jones para armar la banda, el éxito y la popularidad, el final cuando la tragedia llegó de la mano de la muerte de Bonham y las esporádicas reuniones de Page y Plant post-Zeppelin hasta llegar al histórico show del año 2007 en el O2 Arena de Londres cuando se juntaron con Jones y Jason Bonham (el hijo de John). Un corto y sintético pero efectivo repaso por la historia de Zeppelin.

Sin dudas que el gran protagonista, tanto del documental como del álbum, es Jimmy Page. Si bien fue el fundador y principal mentor del grupo y aunque algunos testimonios resalten la importancia de los cuatro miembros, siempre queda resaltada la imagen de Page por encima del resto, cuando Zeppelin fue una de esas pocas bandas donde los cuatro integrantes participan por partes iguales en cuanto a composición y ejecución en vivo. Todos tenían temas propios y todos ejecutaban su parte grupal e individual de manera fenomenal. Aclaro que no remarco esto como un error del documental, sino como la visión que vuelca en él su directora, escritora y productora Sonia Anderson.

Hay un segmento dedicado al manager de la banda, Peter Grant, quien fue algo así como un rebelde guiando a los rebeldes. Grant se ocupaba de imponer su figura ante quienes debían pagarle a la banda o era quien se plantaba ante la discográfica para decirles que las cosas se hacían como ellos querían o no se hacían. Sin dudas fue como un quinto integrante y alguien indispensable para el grupo, quien lo respetaba y confiaba mucho en él.

CD: Family Tree

Family Tree es una rareza por donde se lo mire; primero porque no es un material editado oficialmente por Zeppelin y segundo porque no contiene ningún tema ejecutado por la banda en su totalidad, sino que son colaboraciones de miembros de Led Zeppelin con otros músicos, otro tanto son obras de artistas de blues que influenciaron al grupo y hay una versión de “Stairway to heaven” realizada por Great White. El punto negativo es que, tal vez por un tema de derechos o quién sabe por qué, ninguno de los tracks tiene la voz de Plant.

Varios temas del disco pertenecen a una colaboración que realizaron Page y Jones para un disco de Screamin´ Lord Sutch, un desconocido pero explosivo artista inglés de rock-blues de fines de los años 60 que fue uno de los pioneros del shock rock al teatralizar sus conciertos con escenografías terroríficas. “Happenings ten years time ago” y “Psycho daisies” pertenecen a la etapa de The Yarbirds con Jimmy Page, que fue la más salvaje de la carrera del grupo, donde inevitablemente su aporte se notaba en las composiciones.

Uno de los condimentos característicos de Zeppelin era la improvisación y aquí hay varias; “Tribute to Elmore”, de Page con su gran amigo Eric Clapton, “Steelin´”, con Jeff Beck y “One long kiss” y “Down the line”, con John Paul Jones acompañando al guitarrista Albert Lee.

Así como hay temas en sus versiones originales que luego fueron ejecutados por Zeppelin como “Traveling riverside blues” (Robert Johnson) y “Gallows pole” (Leadbelly), para concluir el álbum hay una versión del híper-mega-archi-versionado “Stairway to heaven”, pero esta vez en una versión en vivo de Great White. En fin, para todos los gustos, para conocer un poco el antes, durante y después del árbol familiar de Zeppelin.

Fernando Piscitelli

lunes, 12 de abril de 2010

Oscuridad progresiva


Blood Ceremony deja bien en claro con su disco debut del año 2008 que no hace falta ser inglés ni haber vivido durante la década del 70 para sacar un disco de doom metal con aires progresivos. Blood Ceremony es una banda canadiense que, con una clara influencia de Black Sabbath y Jethro Tull (ambas bandas inglesas de los 70), se despachó con un gran y oscuro disco debut. Si partimos de la base de que el nombre fue sacado de la película española de terror “Ceremonia sangrienta” (en inglés Blood Ceremony) y que en la tapa del disco hay una bruja con una capa roja, de más está decir que a estos muchachos les simpatiza una temática que gira en torno al terror, el ocultismo y afines.

Lo curioso y atrapante de esta banda es cómo se contraresta la dureza de su música con la dulce voz de Alia O´Brien, quien además suma al combo el toque de su flauta traversa, aportando un toque celta que tiene su máxima expresión en la instrumental “A Wine of Wizardry”. Para arrancar el disco eligieron la inquietante introducción de órgano de dos minutos de “Master of Confusion” que da paso a un riff pesado e hipnótico. La atmósfera del disco es opresiva y densa y en ese sentido no tiene muchos matices, lo que tal vez por momentos torne a la banda un poco repetitiva, pero no por eso deja de ser una buena obra. El grupo se completa con Sean Kennedy en guitarra, Chris Landon en Bajo y Andrew Haust en Bateria.

Fernando Piscitelli

viernes, 9 de abril de 2010

El punk de luto; murió Malcolm McLaren


Una baja importante para el mundo de la música; murió Malcolm McLaren luego de luchar contra un cáncer a los 64 años. Diseñador de ropa, productor, manager, músico; todas ocupaciones de un mismo personaje nacido en Londres en 1946 y que tuvo como misión más destacable lanzar a la fama al que fue, con un solo disco oficial editado, el grupo punk por excelencia; Sex Pistols. McLaren fue el encargado de explotar la imagen escandalosa de la banda en una Inglaterra con un alto grado de desempleo y desesperanza. Con el “No Future” como lema, los Pistols, de la mano de McLaren, salieron a burlarse de un país de arraigadas buenas costumbres que se horrorizó a sus pies.

En la década del 70, McLaren era dueño de una tienda de ropa donde solían ir quienes luego fueron miembros de Sex Pistols. Borcegos, ropa de colores llamativos adornada con tachas y alfileres de gancho, esa era la vestimenta que diseñaba McLaren en su local junto a su pareja Viviane Westwood, también diseñadora. En aquel momento fue toda una novedad, pero luego del éxito de los Pistols y con el correr de los años, ese modo de vestir se tornó una moda más dentro de las tribus urbanas.

Tal vez sea uno de esos personajes del mundillo del rock que recolecta adhesión y rechazo en partes iguales. Muchos no soportaban su costado polémico y arrogante de jactarse de ser el inventor y único cerebro creador de aquella mítica banda que fue Sex Pistols. Es verdad, sin McLaren no hubiesen sido ni por casualidad lo que fueron, pero eso no amerita querer llevarse todos los laureles y defenestrar al grupo una vez que éste se separó.

Lo cierto e indiscutible es que Malcolm McLaren fue uno de los grandes íconos de la cultura rock de los últimos 30 o 40 años. Vanguardista pero a su vez a la moda, querido y odiado, provocador, escandaloso, polémico y arrogante, son todas aquellas características que no le pueden faltar a todo aquel que se jacte de pertenecer al mundillo del rock y McLaren sin duda las tenía todas.

Fernando Piscitelli

jueves, 8 de abril de 2010

La Cueva del Rock and Blues en la RADIO!!

La Cueva del Rock And Blues no sólo va a poder ser leída sino también escuchada, porque salimos al aire a partir del lunes 3 de mayo a las 23 horas por Radio Quasar (www.rquasar.com.ar) Va a ser un programa desestructurado, informal, donde la única excusa va a ser el placer de escuchar la música que tanto nos gusta. Rock, blues, punk, heavy, tango...sin distinción de género, simplemente música.

Cueveros rockanbluseros, ya están avisados. Todos los lunes a las 23, a partir del 3 de mayo, por Radio Quasar.

lunes, 29 de marzo de 2010

La Corte del Rey King


Quién: B.B. King
Cuándo: Jueves 25 de marzo
Dónde: Luna Park
Por qué: Presentación del “One More Time Tour”
Cómo: Muy bueno

¿Será la última vez que un Luna Park repleto se rinda ante los pies del rey? No se sabe. Por el momento se dice que es la última gira, pero nada puede asegurarse (por suerte) sabiendo que la afirmación viene de B.B. King, debido a que ya había anunciado su retiro en otra ocasión y nuevamente volvió a los grandes escenarios. La cuestión es que pudimos ver en vivo una vez más por estas latitudes a una leyenda viviente, cosa que no es algo de todos los días, y demostró la pasión con la que ejecuta dos virtuosos instrumentos; su guitarra y su voz.

Podría afirmar que a ninguno de los allí presentes nos importaba el repertorio, no había preferencia por escuchar tal o cual tema, lo único que se buscaba era encontrar la magia de un hombre grande -84 años sobre las espaldas no es poca cosa- que no se agota con el paso del tiempo, sino que parece revitalizarse con cada show que lleva a cabo. Los alaridos de su garganta y el toque simple pero filoso y penetrante de su guitarra “Lucille” siguen intactos y dispuestos a ratificar por qué es llamado el “Rey del Blues”.

Si bien el predominio lógico del concierto lo tuvo la música, hubo una alta dosis de humor por parte del carismático King y su banda. En unos de los puntos altos del show, hubo un cómico juego de pregunta y respuesta que hizo con Tony Coleman, el baterista. Coleman fue muy ovacionado por el público argentino, quien lo conoce por haberlo visto tocando en nuestro país un tributo a B.B. King junto a Pappo. De más está decir que el “Carpo” fue enormemente aplaudido cuando el “Rey” lo recordó con algunas palabras.

Luego de una hora cuarenta de show, el “Rey” se levantó de su silla, saludó durante un buen rato, repartió algunas cuantas púas y se fue hacia su camarín. El público respondió cálidamente con una merecida ovación de pie. Es que lejos estuvo de hacer un show para “cumplir”, B.B. King es uno de esos hombres que contagian la pasión con la que ejecutan su música. Qué mejor que un negro nacido en Missisippi, que de chico trabajó en un campo de algodón, para transmitirnos la melancólica belleza del blues. B.B King lo hace, y lo hace demasiado bien.